lunes, 29 de julio de 2013

DUELOS Y QUEBRANTOS

Hoy os traigo un plato manchego con un millón de calorías, pero que está exquisito. Incluso sale en uno de los pasajes de El Quijote, pero bueno como ha sido uno de los pocos libros que no he podido terminar de leerme, mi receta la saque de un bar en Madrid donde iba hace años, aunque por desgracia tampoco me acuerdo del bar así que sólo os puedo decir que estaba cerca de Alonso Martínez.
Ingredientes:
-          4 huevos.
-          2 chorizos.
-          2 pancetas o torreznos.
-          Sal.
Elaboración:
El plato es muy básico, pero el resultado es espectacular. Es un revuelto con los ingredientes que he nombrado anteriormente. Lo primero que hacemos es poner en una sartén las pancetas y los chorizos troceados para que se vayan haciendo. No hace falta añadir aceite, ya que son alimentos que sueltan mucha grasa. En este caso yo puse primero la panceta y después el chorizo, ya que éste último ya lo tenía cocinado en aceite.
Cuando veamos que está todo frito, batimos los huevos, les añadimos un poco de sal y los echamos a la sartén, si tenéis mucho aceite de los chorizos y la panceta retirar el sobrante y dejad simplemente para que no se quemen los huevos, ya que este plato tiene suficientes calorías como para sumarle más.
Ahora todo depende de vosotros y como os gusten los huevos, en mi caso opte por los huevos muy pasado por lo le doy varias vueltas para que no se peguen en la sartén, pero si os gustan más crudos tenedlos menos tiempo. Para servirlos, tradicionalmente se ponían en cazuelas de barro y así fue como lo preparé.
Tiempo de preparación: 15 minutos.
Gasto: 3 euros
Raciones: 2 personas.
Dificultad: Muy fácil.

1 comentario:

  1. ¡Delicioso! Menuda pinta tiene, me ha entrado hambre y todo ;)

    ResponderEliminar