jueves, 13 de junio de 2013

RACIONES OVETENSES

Continuando con nuestra semana dedicada a Asturias. Hoy voy a realizar una parada en su capital, la cual me sorprendió tanto por su gastronomía como por su belleza. Para ilustrar este post os voy a contar las dos raciones que degustamos en un establecimiento que se encuentra en el casco de Oviedo y se llama Siete7plazas.

SOLOMILLOS CON QUESO BRIE

-          400 gramos de solomillo de cerdo.
-          2 patatas grandes.
-          Medio queso brie.
-          Aceite de Oliva Virgen Extra.
-          Sal.
-          Vinagre de módena (opcional)
Elaboración:
Lo primero que hacéis es pelar las patatas, salarlas y freírlas en abundante aceite. Esto es lo que nos va a servir de cama para nuestro plato.
El siguiente paso es salar y freír los filetes de solomillo de cerdo. Eso ya va en gusto si os gustan más o menos hechos. Y los colocáis encima de las patatas, ahora en la misma sartén donde habéis frito los solomillos, colocáis el queso brie en lonchas y le dais un par de vueltas para que se fría un poco, pero tener cuidado que enseguida se deshace; y lo colocáis encima de los solomillos y ya está listo para comer. En la ración que nos sirvieron en el bar estaba acompañado con un poco de vinagre de módena, pero como a mí no me gusta decidí no incluirlo, aunque vosotros lo podéis cocinar así.
GULAS CON ALI-OLI
La siguiente ración que tomamos fueron unas tostas de gulas con ali oli muy ricas, así que aquí os dejo la receta por si os animáis a cocinarla. Además, las gulas es un producto que yo utilizo mucho en la cocina.
Ingredientes:
-          Un paquete gulas.
-          Ajo.
-          Aceite de Oliva Virgen Extra.
-          Lechuga.
-          Pan.
-          Tomates cherry.
-          Ali-oli.
Elaboración:
Lo primero que hacemos es cortar el ajo muy fino y ponerlo a freír con un poco de aceite. Cuando veamos que está dorado, echamos las gulas y dejamos todo friendo durante cinco minutos.
Mientras se están haciendo las gulas, vamos preparando el alio-oli o ajonesa, porque es igual que la mayonesa, lo único que añadiéndole medio diente de ajo para darle sabor a este producto. Además, freímos o tostamos un poco el pan para que la tosta esté más sabrosa.
Ahora ya sólo falta montarlo ponemos una cama de lechugas y unos cuantos tomates cherry para decorar. Le añadimos un poco de aceite para que esté más jugosa cuando nos la comamos. Luego ponemos las rebanadas de pan untadas con un poco de ali-oli y las gulas y ya están listas para comer.
OVIEDO

Oviedo es una ciudad que me sorprendió gratamente, es muy accesible, muy limpia y tiene pequeños rincones que ver, por lo que he decidido volver en un futuro y ver qué tal ambiente hay por la noche, ya que por el día encontramos muchísimo. Al ser sábado había un mercado, donde se podía comprar multitud de productos, eso sí son algo más caros que si los adquirís en algún municipio más pequeño. No obstante, según vais saliendo del centro del casco también varía el precio de los productos, por lo que daros una vuelta por Oviedo que seguro que encontráis más de una ganga.

Un lugar que no os podéis perder es su catedral, no es de las más llamativas de España, pero es bonita, por lo que se merece una visita. Además, si llegáis mientras están tocando las campanas podéis escuchar “Asturias, patria querida”. Nosotros llegamos al final y por eso se oye muy poco en el vídeo. A continuación, dimos una vueltas por el casco antiguo y nos dirigimos a la zona de los vinos, que es donde va la gente de Oviedo a tomarse el vermú y la verdad es que nos pareció una zona muy animada y en todos los bares que entrabas te servían una tapa, aunque para comer volvimos al centro urbano. Otra de las cosas que más  me llamo la atención fueron las estatuas que hay desperdigadas por las diferentes calles de la ciudad y con las que te puedes hacer más de una foto.

No obstante, lo que más me gusto de la ciudad, aunque está en las afueras, son las dos iglesias del prerománico: Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Dos joyas de este arte prerománico, que se encuentra diseminado por diferentes localidades de Asturias. Los dos templos pueden verse por dentro, por el módico precio de tres euros, gracias a la visita de una guía. Sin embargo, cuando nosotros llegamos acaba de comenzar la visita y por no esperar no pudimos verlos, aunque por fuera llaman mucho la atención, sobre todo para aquellos que hemos estudiado alguna asignatura de arte, te rememora a los tiempos de enseñanza.

Particularmente, me gusto bastante más la de Santa María del Naranco, pero como digo siempre eso va en cuestión de gustos. También hay un centro de interpretación a los pies de las dos iglesias, en el cual te explican el arte prerománico, así como dónde están situados cada uno de sus templos y cómo llegar a las dos iglesias. Nosotros lo pudimos hacer en coche, porque  no había mucho jaleo de turistas, pero en verano debéis dejar el coche en el parking señalizado y subir andando, pero no hay mucho camino y se puede llegar fácilmente. Aquí os dejo un vídeo para que disfrutéis de estas dos maravillas.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario