jueves, 24 de enero de 2013

SOLOMILLO DE CERDO AL CABRALES CON PATATAS AL HORNO



Esta receta es una delicia para loa amantes del queso, aunque para los que les resulte fuerte el queso Cabrales se puede cambiar por un queso azul más suave. Asimismo, para quienes quieran gastarse menos dinero en la receta también se puede cambiar la carne y hacerse con pechugas de pollo, aunque es bueno darse un capricho alguna vez y el solomillo de cerdo tampoco tiene un precio desorbitado. Además, como doy la receta para dos personas es una forma agradable de sorprender a tu pareja o cocinarlo en alguna ocasión especial.



Ingredientes:

-          400 gramos de solomillo de cerdo cortado en medallones.
-          100 gramos de queso Cabrales.
-          200 mililitros de nata para cocinar.
-          2 patatas grandes.
-          Leche.
-          Sal, pimienta, aceite y perejil.
 

Se echa el aceite en una sartén y se salpimientan los medallones de solomillo. Cuando el aceite esté caliente se echan los solomillos y se sellan por ambos lados. 

A continuación, en otra olla se echa la nata y el queso y se comienza a deshacer el queso, si vemos que la salsa se queda muy espesa se añade un poco de leche. Esto depende también de si te gusta la salsa más o menos espesa, hay veces que incluso no utilizó la leche. Tener en cuenta que si no os vais a comer todo de una vez y lo vais a recalentar la mezcla se quedará más espesa. Otra opción es cambiar la leche y la nata por leche evaporada, que es una mezcla de las dos anteriores y la salsa queda menos espesa. Además, la leche evaporada tiene menos calorías que la nata para cocinar.
Una vez que el solomillo está hecho se le retira el aceite y se incorpora a la cacerola y se deja cocer durante 15 minutos más o menos para que todos los ingredientes se liguen.

Antes de comenzar a realizar el solomillo os recomiendo meter las patatas al horno, ya que tardan más tiempo en hacerse. He decidido cocinar unas patatas para acompañar la carne, pero he elegido las patatas al horno, ya que tienen menos calorías que las fritas y son más sanas, aunque la verdad es que dónde estén unas patatas fritas que se quiten el resto. 


En este caso, pelamos las dos patatas, cuanto más pequeños hagamos los trozos menos tiempo van a tardar en el horno, al igual que dependerá del recipiente elegido, si es una bandeja en el que el calor se va a esparcir por todos los lados o si por el contrario es un bol en el que el calor se va a centrar sólo en las que están abajo, por lo que habrá que estar más vigilante y moverlas cada 15 o 20 minutos. En cualquier caso, independientemente del recipiente elegido se salan las patatas y se echa aceite en el fondo, se colocan las patatas encima, se espolvorea un poco de perejil y se meterán al horno, que habrá estado precalentándose diez minutos antes a 200 grados, Sin embargo, cuando metamos las patatas lo bajamos a 180 grados, porque si no corremos el riesgo de que se quemen por fuera y se queden crudas por dentro. A la hora les echamos un vistazo, aunque suelo dejar hora y media, porque me gustan más echas, pero eso va en cuestión de gustos.

Una vez finalizado, se juntan en el mismo plato el solomillo con las patatas para que éstas adquieran todo el gusto de la salsa del solomillo. Y listo para comer.

Tiempo de preparación: Una hora y 30 minutos.
Gasto: 7 euros
Raciones: 2 personas.
Dificultad: Fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario