viernes, 11 de septiembre de 2015

MASA DE EMPANADILLAS

En la actualidad llegamos al supermercado a la zona de refrigerados y congelados y podemos encontrar todo tipo de masas, entre ellas la masa de empanadillas. Sin embargo, tal y como me ha contado mi abuela Inés hace años ellas no tenían tanta suerte y tenían que hacer todas las masas a mano. Por ello, y en homenaje a todas aquellas mujeres que en esos años trabajaron con uñas y dientes por sacar adelante a sus familias, os presento esta receta.

Ingredientes:
-          175 gramos de harina de trigo.
-          75 mililitros de aceite.
-          75 mililitros de agua.
-          Un poco de sal.
Elaboración:
Ponemos el aceite y el agua en una cazo y lo calentamos, antes de que hierva lo retiramos y echamos de golpe la harina de trigo y la sal. Le damos varias vueltas hasta que todos los ingredientes están bien integrados. La dejamos en reposo media hora.
Enharinamos la superficie donde vayamos a trabajar la masa, echamos la masa y con un rodillo la aplanamos, con un vaso o cortapastas redondo vamos cortando cada una de las masas de nuestra empanadilla y las colocamos encima de un papel apto para horno. Rellenamos con lo que más os guste y las freímos en abundante aceite. Con esta receta sale para unas diez empanadillas, daros cuenta que la masa llena más que las compradas, por lo que os pueden servir para un rico aperitivo de unas cuatro personas.
Ahora os pongo algunas recetas de empanadillas que con anterioridad he publicado en el blog:
-          Empanadillas de atún y carbonara.

4 comentarios:

  1. La verdad es que las comparadas son muy socorridas, pero esta masa que has hecho es espectacular, le pones un relleno cualquiera y quedarán deliciosas!! me han encantado!!un besazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Divina esa receta de tu abuela Inés!

    Me ha encantado. Y fácil, fácil.

    ¡Besotes y feliz día!

    ResponderEliminar
  3. Esta masa la uso yo muchísimo, es una maravilla. Besos

    ResponderEliminar
  4. Aunque comprarla sea más cómodo desde luego donde se ponga una masa casera que se quite lo demás...y si encima está hecha con el amor que ponían nuestras abuelas ¡eso no tiene precio!
    Un beso.

    ResponderEliminar